Diversity

La dieta de los 3 días

La dieta de los 3 días.

Día 1: Empiezo la dieta

Día 2: Tengo hambre

Día 3: A tomar por el culo la dieta.

Fin.

Sí, básicamente estas suelen ser mis dietas. El primer día las empiezo con todas las ganas del mundo, pero paso tanta hambre que acabo por dejarlas. He probado de todo: pastillas bloqueadoras de grasas, líquidos diuréticos, batidos complementarios de todos los sabores, gotas para la ansiedad, hierbas para saciar mi apetito… Y un sinfín de chorradas que no me han servido para nada más que para vaciar mi bolsillo.

He llegado a un punto en el que me importa tres cominos cómo estoy, pero antes de llegar a este punto las he pasado canutas y las sigo pasando muy putas.

He estado años sin ir a la playa por miedo a desnudarme y que se vieran las lorzas, la celulítis y todo lo que la sociedad no quiere que haya en un cuerpo. Y cuando he tenido que ir por un día familiar, por ejemplo, me he quedado sentada en la toalla, con otra toalla a mi alrededor que me tapaba y ahogándome de calor sin poder disfrutar del agua, la compañía y el momento.

Me he pasado mucho tiempo sin comprarme ropa y llevando ropa fea y ancha para disimular lo que a los demás no les gusta.

Me he pasado años pasando vergüenza por ser como soy  y por el qué dirán.

Y ya me he cansado.

Hace unos cuatro años me tomé muy enserio una dieta, la cumplí  a rajatabla de principio a fin e incluso hacía deporte varias horas al día. Perdí 22 kilos en tres meses. Me sentí bien conmigo misma por haberlo conseguido y por todo el esfuerzo que supuso conseguir un peso casi ideal. Pero 2 meses después de finalizar la dieta me quedé embarazada de nuevo. Recuerdo cuánto llegué a controlar lo que comía y no me podía creer que en 9 meses recuperaría todo el peso perdido con tanto esfuerzo. Finalmente gané 14 kilos pero los perdí al nacer mi hija.

Todo iba fenomenal, pero descuidé un poco la forma tan estricta de comer confiándome de que jamás recuperaría el peso y a  día de hoy llevo esos 22 kilos otra vez encima, pero con la diferencia de que han pasado 3 años y ahora pienso de forma distinta.

Soy así. Me gusta comer de todo y no voy a encarcelar mi vida estando a dieta sólo porque a algunas personas les horrorice como soy. Hay personas que pueden comer lo que quieran y no engordan, yo con sólo mirar la comida ya he cogido peso. Eso no quiere decir que me pase el día comiendo comida basura. Para nada, pero mi metabolismo es diferente, quema la grasa con lentitud y por mucho que quiera, sin un gran esfuerzo diario de más de 5 horas de ejercicio al día y comer hojas de lechuga no es posible y, sinceramente, aprovecho mejor mis días estando así. ¿Que no te gusta?   Es tan fácil como no mirarme.

Me miro al espejo y veo la gran persona que soy y que  a mis 31 años he conseguido cosas que muchos no han logrado, ni lo harán.

¿Que estoy más rellena que tú? Sí, ¿y qué?

¿A caso tu vida depende de mi talla corporal? ¿Si yo estoy más delgada, tú que no me conoces de nada serás más feliz? ¿O es que simplemente no puedes vivir sin criticar a los demás? Quizás tu vida dependa de la mía, pero por supuesto la mía ya no dependerá de nadie más.

Sí es cierto que hay días en los que me veo horrorosa y pienso que puedo sacrificar cosas por estar delgada, pero es una tontería. Soy como soy. Y yo no quiero pasarme horas en el gimnasio para reforzar músculos. Prefiero leer un libro, quedar con mis amigos, trabajar, pasear, escuchar música o hacer cualquier cosa que me refuerce la mente.

Se acabó dejarme el sueldo en las farmacias, se acabó vivir eternamente pendiente de los demás. Y desde que lo llevo a cabo, yo soy más feliz.

Y tú, sé feliz con lo que tienes, sé feliz como eres y demuestra tu felicidad al mundo. Nadie más que tú sabe lo que cuesta quererse a una misma, no les des el gusto de hundirte por algo que realmente no les interesa. HAZTE RESPETAR y si te critican, haz oídos sordos y repite para ti: ERES ÚNICA. Porque lo eres.

Águeda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.