Diversity

¿Galantería o machismo?

Hace unos días me topé con un interesante debate en las redes sociales acerca de si ciertos tipos de comportamiento, que toda la vida se han considerado galantería o caballerosidad de un hombre hacia una mujer, ahora son ejemplos de micromachismo. Os pongo en situación: Una de las mujeres que abrió el debate es escritora y se preguntaba acerca de la conveniencia o no de plasmar en su historia que el chico le abriese la puerta a ella para entrar en una cafetería o restaurante donde iban a pasar un tiempo, creo que, al principio de la relación. Le preocupaba si eso se podría interpretar como micromachismo.

Yo la verdad no lo veo así.

Creo que ahora miramos con lupa cualquier mínimo gesto que antaño era buena educación o galantería y lo convertimos en machismo o en afrenta al feminismo. ¿Es que por abrirle la puerta a alguien de un establecimiento ya se infravalora? ¿Es que eso hace parecer débil?

En tiempos de mi abuela, o en la generación de mi madre, ella vivió la época hippy de los sesenta-setenta, y esto era considerado caballerosidad y nada más.

 Recuerdo que cuando yo era adolescente y un chico me abría la puerta del coche para que saliera si nos había llevado alguno de sus padres al instituto, (solo me pasó una vez) o me hacía un gesto con la mano para que pasara primero, me lo tomaba como una galantería. Ni por eso yo era menos capaz, ni menos mujer, ni él me quería dominar, ni era un machista que pensaba que yo no sabía abrir una puerta o que necesitaba un hombre para guiarme en la vida.

man-opening-door-for-lady

Las mujeres hemos luchado y seguiremos luchando por ser consideradas en igualdad de condiciones que los hombres, esto por desgracia será así durante mucho tiempo, pero no quiere decir que haya que menospreciar la galantería. Con todo hemos avanzado, hace mucho tiempo que no hace falta esperar a que el chico de el primer paso para pedir el teléfono, puedes ir tú y pedírselo o acercarte a ligar primero, es normal y así debe ser, claro que sí. Pero si nos quiere invitar al cine o a cenar, solo es un gesto que podemos devolver cuando queramos, no significa nada negativo.

Que nos cortejen es bonito, al menos a mí me gusta y creo que a muchas también y no por eso estamos menospreciando el feminismo. Sí tú quieres cortejar lo haces, ¿por qué no? Pero eso no significa que por dejar que lo haga él, estés fomentando una forma de micromachismo.

Me da la sensación de que si compartimos las ideas que he expuesto somos unas retrógradas, igual que si esperas a estar segura de la relación para tener relaciones sexuales, o esperas a la tercera cita para besarle, ¿Qué problema hay? La misma libertad que tienen ellos para decidir qué hacer y qué no hacer las tienen las mujeres.

Confundimos la reivindicación de derechos e igualdad, poniéndonos obstáculos nosotras mismas más allá de lo que haga la sociedad. Eso pasa, lo hemos visto todas alguna vez y lo seguiremos viendo.

Somos dueñas de nuestra vida y eso implica todos los planos de esta. Al mismo tiempo somos las personas a las que se acude cuando hay un problema en la familia, en el trabajo, en la vida personal. Hacemos encaje de bolillos con los inconvenientes y los convertimos en soluciones. Se nos escucha, se nos oye y aunque a veces no se nos hace caso, no vamos a detenernos. Entonces no creo que pase nada si elegimos ir acompañadas de un chico, que nos complementa, no nos anula, que nos quiere, nos cuida, igual que nosotras a él. Igual que elegimos ir bellas y depiladas, o no, maquillarnos o no, seducir o no, ser madres, no serlo, casarnos o vivir en pareja, o solas, priorizar nuestra vida profesional sobre la personal y mil cosas más. Por todo ello pienso que no pasa nada por permitir una agasajo, una galantería, un gesto que se haga para conquistarnos, para gustarnos más o por simple educación, no pasa nada, porque en realidad tenemos poder de decisión y eso no lo vamos a perder jamás.

 

Autora: Marian Rivas

Instagram: marian_rivas_escritora

 

imagen: http://claseleganciaydistincion.blogspot.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.