Diversity

¿Ropa Interior? ¡No! Gracias…

Hablemos de la insufrible ropa interior, por favor; dediquémosle su minuto de gloria a esas ‟maravillosas” prendas que cubren, esconden y oprimen nuestras partes pudendas, fabricadas de mil y una composición, de diferentes formas, texturas y colores… Y esas que a la mayoría de mujeres tan locas nos vuelve porque, no me digáis que cada vez que entráis en una tienda del tipo Oysho, Intimissimi, Tezenis o YamamaY… no os hacen los ojos ‟chiribitas”.

Espero que ahora mismo estéis asintiendo con la cabeza y apoyándome en esta cuestión para no resultar ser la única friki a la que le vuelve loca las bragas y demás…

¡Gracias, chicas!

Y es que ¿Qué tendrán esos retales de tela ––porque muchos de ellos no son mucho más grandes que un paquete de Kleenex–– para que sintamos la enorme necesidad de comprarlos para almacenarlos seguidamente en nuestro cajón de la mesilla? Si luego terminamos poniéndonos esas bragas desgastadas y zarrapastrosas de cuello alto que carecen de todo Sex-Appel posible con el estampado de la Minnie delante, que deberían estar prohibidas por dañar a la vista y a nuestra propia integridad.

img_como_hacer_un_organizador_de_ropa_interior_33536_600

¿Serán sus colores? ¿Sus sugerentes encajes? ¿Su forma de realzar todas nuestras curvas enseñando gran parte de ellas? ¡Pues sí!, eso debe ser, porque no hay explicación coherente que justifique el hecho de pasar toda una jodida noche con una tira elástica metida por el culo ¡Con perdón de la expresión! Y tirando de ellas con dos dedos, cada dos por tres, cuando nadie nos ve para sacarlas del agujero, que eso deja a la elegancia por los suelos, damas… ¡Que todas lo hemos hecho, confesad!

Si es que lo mejor sería ir sin ellas, sin sujetadores que nos estrujen los pechos con esos condenados aros diseñados por el mismísimo diablo, ¡Claro que sí! ¡Las Lolas sueltas! ¿Qué más da que a unas les cuelguen más que a otras? ¡Pues si a ellos también les cuelgan dos bolas de entre las piernas y, además, horribles y llenas de pelo! ¡¿Qué se marcan los pezones?! ¡Pues qué más da! Así todo el mundo sabrá que tenemos frío o, en el mejor de los casos, que estamos cachondas, y cuantas menos preguntas y explicaciones haya que dar mejor, ¡Al lío, que no hay tiempo que perder! Pensad que así nuestras parejas  tendrán menos problemas a la hora de deshacerse de ellos sin dejarse los dedos en el cierre del sujetador… ¡Si es que como veis, todo son ventajas!

Jenniferanistonub-1100x618

Y luego, ¿qué me decís de los nombres? ¿¡Pero cuántos tipos de bragas hay!? ¡Por el amor de Dios! Si tengo que ir a comprar con la jodida Wikipedia en la mano para saber diferenciarlas: braga clásica, braga brasileña, braga bikini, la tipo Culotte, la braga tanga, el tanga de hilo, la braga alta, la braga faja, y para rematar, la braga Hipster ¡Cágate, Pedrín! ¡Braga Hipster! ¡¿En qué diablos se habrán basado para ponerle ese nombre?! ¡¿Es que viene con barba incluida?! Miedo me da pensar en el próximo diseño… Capaces de dejarle un respiradero frontal a la braga por donde asomar la pelambrera y bautizarlas como braga Mario Bross, que esta gente se pone a pensar y se les va de las manos… Que lo sé yo.

Pero a lo que voy, en definitiva quería decir que el cuerpo de la mujer es lo suficientemente hermoso como para no necesitar adornarlo con telas, perlas, lentejuelas o gomas que se clavan por todos los lados y se meten por todos los recovecos habidos y por haber, dejado marcas tras de sí; que si es en temas de seducción, estoy segura que a nuestra pareja se le sorprende todavía más desabotonando una camisa y encontrándose con unos pechos a pelo, listos para ser acariciados que no con cualquier prenda que los cubra y les dificulte el asalto. Así que, chicas, disfrutad de la sensación de no llevar nada que os apriete, ¡Libertad y gloria! Que no estéis pensando durante todo el día en la oficina en ese bendito momento de llegar a casa y deshaceros de todo lo que lleváis puesto, que sé de buena mano que la mayoría de vosotras os vais desabrochando el cierre del sujetador de camino al ascensor de casa, y eso solo tiene un nombre: ¡Condena!.

atrapada ascensor

Y ahora sí, si me disculpáis, aunque yo no quiera os tengo que dejar. Me voy a acercar un momentito al Centro Comercial por que le he echado el ojo a un precioso corsé con braga tanga, ligueros y medias de seda, que llegan a medio muslo y que lucen con encaje en la parte superior, que va a quedar divino en mi cajón de arriba, justo al lado de mi queridísima Minnie.

¡Hasta la próxima, chicas!

 

Autora: Patricia P.Guerola 

 

2 comentarios

  1. Iniciemos el Movimiento de Liberación de Nuestras Partes Gloriosas. Basta de esconder, apretar, martirizar, nuestras partes más sensibles. Abajo la tirita del tanga!!!! Bueno, voy a comprar una braga faja. 😨😰😭

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.