Kids

NO TE QUEDES CALLADO, ¡BASTA DE BULLYING!

Cuando hablamos de acoso escolar o bullying estamos haciendo referencia al maltrato psicológico y, a veces, físico reiterado que sufren estudiantes de distintas edades por parte de otros compañeros. El objetivo mayoritario es el de asustar y someter a las víctimas.

Este tema es infinitamente amplio, pero vamos a tratar en este artículo, como reaccionar ante el bullying como víctima y como detectar como padres si nuestro hijo puede estar sufriéndolo.

Para entender mejor que es el bullying, podemos hacer un paralelismo con el concepto de “macho alfa” del reino animal, donde, éste trata de imponerse sobre otros. En la escuela, la idea sería la misma, algunas personas tratan de ganar poder por encima de otras. Es decir, el acoso escolar sería un desequilibrio de poder donde alguien quiere tenerlo sobre ti, te quieren ver “perder” para ellos “ganar”. El primer paso ante estas situaciones es comunicarlo a los profesores, padres y personas de confianza para que te ayuden. Es importante no guardártelo. Si ante todo esto el bullying persiste, es importante saber cómo gestionar o reaccionar. Debo decir que no es fácil por lo que la ayuda de un psicólogo/a ante estos casos puede ser de gran ayuda.

Las actitudes que se pueden apreciar en esta situación suelen ser:

  • Acosador: Tonto
  • Víctima: Tu más
  • Acosador: Te detesto
  • Víctima: Cállate

….

Cuando más se molesta la víctima, más se divierten con ella. Por lo que más sigue el bullying. Lo ideal sería ser emocionalmente fuertes y duros de mente para así que no nos afectara. La teoría parece fácil, pero es especialmente complicada la práctica.

¿Cuál sería la manera para reaccionar ante el bullying? 

Acosador: Eres feo

Víctima: Gracias por la información- respondiendo tranquilamente

Acosador: Tu cara es horrible

Víctima: Me es indiferente lo que opines

La idea es que las palabras llenas de odio de los demás te reboten. Porque cuando vean que molestándole no consiguen herir tus sentimientos, entonces perderán. Y cuando la gente pierde, no quiere seguir jugando así que te dejan en paz.

¡IMPORTANTE!

  1. Esta actitud puede sernos útil ante un acoso psicológico. En caso de ser físico, nunca debes no molestarte, al contrario, es una agresión. Te tienes que quejar, comentarlo y hablarlo con gente de confianza y pedir ayuda.

Por último, como padres, debemos estar alerta ante ciertos indicadores del bullying como:

  • La aparición de arañazos o golpes con una explicación poco convincente
  • Material escolar estropeado o perdido, con la ropa desordenada o dañada.
  • Los domingos por la noche y los lunes por la mañana suelen ser días de aumento de nerviosismo, que pueden manifestarse a través de problemas con la comida, para dormir o enfermarse.
  • Pueden llevar comida de más para el recreo, o dinero extra para poder “pagar” a los agresores.
  • No suelen ser invitados a las fiestas de cumpleaños de los demás, parece que no tienen amigos y no suele salir con nadie de clase.

En resumen, ante el aumento del acoso en las aulas, es importante, estar alerta. Además de crear un vínculo de confianza con nuestro hijo/a en el que el pueda compartir sus experiencias en el colegio y nosotros darle información y herramientas para afrontar ciertas situaciones.

Autora: Ariadna Fons

Foto: Pexels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.