Kids

Padres e hijos. Adolescencia

Cuando nuestros hijos entran en la adolescencia, la relación entre padres e hijos puede verse afectada por muchos factores, y es qué en esta etapa tan complicada, hay una transición entre la niñez y la etapa adulta donde se producen cambios muy importantes tanto físicos como psicológicos. Adquieren independencia y sufren un cúmulo de sensaciones a la vez. Por lo que la obligación de los padres no es reprimirlos, si no dejarlos experimentar y ayudarlos en su camino hacia la madurez. No debemos cortar las alas de nuestros pequeños, si no enseñarles a volar.

En esta edad, podemos notar que nuestros hijos requieren cada vez más su espacio y  intimidad,  y puede parecernos que se aíslan del mundo que les rodea, nos contestan más y tienen más iniciativa a la hora de debatir con nosotros. pero los padres debemos tener muy claro que están creciendo y que éste comportamiento es totalmente normal y natural.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Lo primero de todo es tener paciencia, todos hemos pasado por lo mismo y podemos manejar la situación del mismo modo que lo hicieron nuestros padres con nosotros.

Hay que establecer unas normas. Puesto que, si no se establecen esas normas la situación puede ser realmente un caos.

La comunicación. Es posible que no quieran escucharnos, ya que en la adolescencia creemos que nuestros enemigos son los adultos y en espacial nuestros padres. Mantener una conversación abierta y clara con nuestros hijos puede resultarnos beneficiosa. Nunca descartar sus opiniones y tener en cuenta su punto de vista.

Si se produce un conflicto, no debemos tomarnos el ataque como algo personal. Tenemos que entender que sus hormonas están revolucionadas por el cambio que están dando y que en ocasiones pueden hacer o decir cosas que realmente no sienten.

Está muy bien que quieras ser amigo/a de tu hijo/a adolescente y que la comunicación sea la más  abierta posible, pero siempre dejando claro que no siempre se puede ser amigo. Hay que diferenciar en momentos claves quién es el padre/ madre y quién el hijo.

eso sí, nunca olvidar potenciar la voluntad y autodominio, motivarlos a lograr objetivos y sobre todo compartir el máximo de tiempo de ocio con ellos.

 

Águeda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.