Voces del alma

Momento Clic

Nunca te diré cuando creí haberte perdido, ni cuando mis ojos dejaron de brillar al mirarte. Nunca sabrás si lo que sentí fue realmente amor, o como quizá ahora, desespero. Nunca sabrás que hice con aquellas estrellas que un día me bajaste prometiéndome que siempre serían mías.

Nunca más alumbraré tu camino, ni seguiré tus pasos, ni buscaré tus besos. Quizá algún sabrás que como yo no te ha querido nadie, cuando realmente me hayas perdido, cuando no sientas nada al despertarme, cuando no quieras encontrarme de frente, cuando el quizá sea demasiado tarde.

Nunca seré lo que fui, ni lo que quisiste, ni lo que pensé que sería, porque el momento clic ha llegado, llega para quedarse, para hacernos daño y romper lo que un día fue y no permaneció.

Puede que, si convertimos este huracán en paraíso, consigamos volver al ayer, a los besos húmedos, a las noches de pasión, al echar de menos, al abrazo sincero. Puede que, si lo queremos de verdad, la suerte nos acompañe, aunque nunca lo hizo, aunque siempre estuvo en esa barrera sorteando el camino.

Puede que, si lo deseamos fuerte, lo consigamos, y volvamos a vivir fundidos, entrelazados, enamorados, como aquel primer día en el que el círculo del amor nos dio la oportunidad de conocernos.

Quizá, si nunca lees esto, nunca te diré que a pesar de las tempestades siempre serás la mitad mi cielo, mi universo, mi razón y mi primer último beso.

Águeda 

 

Imagen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.