Cultura

La ciencia en la evolución de la procreación

Ya hace tiempo que se especula con la idea de la concepción de un hijo únicamente con material genético de dos madres o de dos padres y, no sólo eso, sino que el tiempo estimado en conseguirlo estaba muy próximo. A día de hoy ese hecho sigue sin ser real… en humanos porque acaba de nacer el primer mamífero con dos madres.

En un artículo publicado en la revista Nature, el profesor Katsuhiko Hayashi de la Universidad de Kyushu, máximo responsable del equipo de investigación que realizó este avance, describe el modo en que se crearon los primeros óvulos de ratón a partir de células madre embrionarias y otros con tejidos pertenecientes a la piel de la cola.

Imagen relacionada

Hasta ahora, para que un mamífero naciera se necesitaba de un óvulo de la hembra y del semen del macho, pero estos científicos han hecho historia al conseguir que nacieran ratones con el un óvulo de un ratón hembra y un tipo de célula madre embrionaria de otra hembra.

Por si el hecho en sí no fuera lo bastante sorprendente, los investigadores usaron una tecnología que permite editar genes para conocer en profundidad la posible obtención de crías de dos progenitores del mismo sexo, tanto hembras como varones.

Por lo que, la investigación también abarcó la posibilidad de que dos machos tuvieran crías pero estas murieron al poco tiempo de nacer. En cambio, las crías de las dos hembras nacieron sanas, fuertes y siguen creciendo dentro de la normalidad.

Sin embargo, este avance también suscita una serie de cuestiones éticas relevantes, tales como si la tecnología progresará hasta el punto de hacer posible la creación de “bebés a la carta” con alteraciones genéticas escogidas por los progenitores. También existe la posibilidad de que un método de esta índole provoque ciertas anomalías, dado que las células se manipulan en laboratorio en numerosas ocasiones.

Y nosotras os preguntamos ¿se excede la ciencia en este tipo de experimentos genéticos? ¿son necesarios? ¿estamos realmente en la era de los “bebés a la carta”? ¿todo vale por ser madre o padre?

Sea cómo fuere, estamos más cerca de un hecho sorprendente que, hasta hace poco, era completamente imposible.

Luzía M.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.