Cultura

La lengua de signos, la gran olvidada

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo os sentiriais si no pudierais escuchar la voz de las personas que os rodean? ¿o la música que os acompaña a diario? Es más… ¿os imagináis vivir sin música?

El otro día pensaba que me encantaban los idiomas porque me permiten comunicarme con todo tipo de gente sin tener dificultad y eso es algo que sólo sabe el que lo experimenta. Es maravilloso entender a otras personas, conversar fluidamente y que te expliquen cosas de su cultura en su propio idioma.

Y cuál es mi sorpresa que esa misma tarde, me voy a tomar un café y veo a dos chicas a mi lado hablando en lengua de signos. Era realmente hipnótico, sus expresiones faciales, el movimiento de sus manos, sus sonrisas, el nivel de entendimiento y la complicidad que se transmitían sin emitir ningún tipo de sonido.

Y yo, allí, mucho idioma, mucho “me gusta comunicarme con los demás” y fui completamente incapaz de enterarme de nada de lo que se estaban contando. Y pensé ¿Cuántas personas sordas me rodean en mi día a día? ¿Por qué nunca nadie las menciona? ¿Se esconden o somos nosotros los que los omitimos? y no, no se esconden, pero la lucha de que alguien que no tiene tu condición intente comprenderte debe ser agotadora y, por eso, lo más normal es que se relacionen en mayor medida entre ellos. O, al menos, fue la conclusión a la que llegué.

Así que decidí investigar y visité el portal de la Confederación Estatal de las Personas Sordas y fue muy interesante descubrir que muchas de las cosas que conocemos son falsos mitos (cómo por ejemplo que las personas sordas NO son sordomudas), que la lengua de signos está regulada por ley ¿sabíais que en la actualidad conviven en el Estado Español dos lenguas de signos, la lengua de signos española y la lengua de signos catalana en la Comunidad Autónoma de Cataluña?

Además, también pude conocer  que la CNSE, a lo largo del tiempo, ha impulsado la celebración de varios festivales de teatro, arte sordo, cine documental, cortometrajes, video-arte, etc. en colaboración con sus federaciones autonómicas.

Sólo añadiría una cosa a todo este movimiento cultural, tan desconocido para muchos, y es que se comenzase a iniciar a nuestros pequeños en las aulas. La lengua de signos es importante, de ella depende que muchísimas personas en el mundo entero puedan expresarse y decir aquello que la voz no les permite alcanzar.

Os dejo por aquí el enlace para que podáis descubrir también esta magnífica confederación: http://www.cnse.es/index.php.

Luzía M.

Foto: Tutellus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.