Diversity

Veintitodos

Llega un día en tu vida en el que el mundo se para y empiezas a reflexionar. ¿Cómo demonios he llegado hasta aquí? Y sí, ya tienes veintitodos y ni te has dado cuenta. Vamos, lo mismo que tener “treinta+tres”. Casi nada.

Y es que hace tan sólo unas horas, estaba a punto de cumplir los 18, esos tan ansiados 18 donde me permitiría hacer todo lo que me diese la real gana. Salir cada fin de semana, beber, viajar, trabajar en lo que a mi me gusta, tener citas con hombres estupendos, tener cientos de amigos,  hacer barbacoas infinitas, ir al gym 5 veces por semana, comprarme toda la ropa del mundo, bolsos…. ¿ Me entiendes no? Pues eso es lo que hice.

¡Y un mojón pa’ mi coño moreno!

Para nada. fue cumplir los 18, irme a dormir y despertarme esta mañana con casi 33 tacazos.

Barbacoas las justas,  ya que mis amigos  la mayoría ya están casados, o en pareja, o con hijos… y cuando se tienen hijos, difícil es coincidir con todos. Ropa, bolsos etc… Sí, lo justo.  ¿Trabajo de mis sueños? Bueno… sueño sí me da, sobre todo porque me despierto cada día a las 6 de la mañana.  ¿El Gym? Bueno…. hace casi 5 años me apunté  y me han dado un premio por ser la que más tiempo lleva pagando sin ir. Gracias a mis donaciones han hecho una pista nueva de tenis. ¿Tener citas? ¿Ponerse el pijama y una serie de Netflix cuenta?

En fin… Que los años pasan volando. Y si no te espabilas, acabas por no hacer todo lo que habías planeado desde que eras una renacuaja. Pero Soy feliz, y eso es lo que importa. ¡Este año voy a viajar por fin! Me voy a casa de mis vecinos, a tres calles de la mía… Tiene una piscina, que ya quisieran en Cancún:

Águeda

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.