Diversity

No eres tú, es tu madre

Cuando empiezas una relación todo es maravilloso, te sientes como en un cuento de hadas y deseas pasar el mayor tiempo posible con la persona amada, conocer a sus amigos, familia… Hasta ahí todo bien. Pero, cuando llega el momento de hacer planes de futuro… ¡OJO! Puede que te haya tocado una suegra de las duras de pelar.

¿Sabéis esas suegras que tienen a su hijo en un pedestal porque todo todito lo hacen bien, es el niño de sus ojos, su hombrecito y ninguna mujer será nunca lo bastante buena para él? Pues con esas, cuidadito. Porque al principio suelen ponerte buena cara y hacen ver que te quieren, pero cuando ya estás en la boca del lobo

¡ZAS!  

Sé que hay muchos tipos de suegras, están las que de verdad te quieren y te apoyan en todo, las que son felices con ver a sus hijos felices y dejan que hagáis vuestra vida como más os apetezca. Pero yo hablo de las que no, hablo de las que se meten en todo, las que replican y si pueden meter cizaña, la meten y se quedan tan anchas. Las que consiguen que rompáis vuestra relación porque parece que la mantengas más con ella que con su hijo.

Pero lo peor de todo no es eso, lo peor viene cuando tu pareja es un niño de mamá, y por no lastimarla hace todo lo que ella dice con la excusa de que se encuentra entre la espada y la pared. Al principio tragas, pero después…. Te revienta.

Tu suegra finalmente consigue que rompáis, punto para ella.

¿Pero qué pasa cuando tienes hijos y además te habías casado y decides divorciarte?

¡La cagaste burt lancaster!

¿Y si con tu ex pareja acuerdas una custodia compartida?

¡Ay Amiga! No tienes ni puta idea de lo que te espera. Todo lo que has visto hasta ahora no tiene ni punto de comparación.

Todo ese veneno que soltaba contigo lo empieza a soltar a través de tus hijos para que evidentemente te llegue y te mueras al instante. Se cree que ella es la madre y toma sus propias decisiones pasándose por el mismísimo forro las tuyas, da igual que le hagas entender que ella ya tiene a los suyos y que bastante faena le queda por hacer, ella erre que erre.

Le dices que ahora sólo debe ejercer de abuela ( Aunque no te guste un pelo).  Pero la muy perra siempre te dice que no lo haces bien y que mejor que con ella no están con nadie, que lo hace por los niños para que tengan una estabilidad, y su hijo que sigue haciendo lo que la mama dice, incluso le cede el papel de madre cuando los niños están col él.

¡Pero ahí no acaba la cosa! Tu ex pareja encuentra nueva pareja, y tu ex suegra te hace ver que su nueva mujer es lo que siempre ha querido para su hijo, te restriega que es más guapa, más inteligente, más buena, que cuida de su niño y se preocupa por ella…. Y para colmo, su nueva mujer te muestra el buen rollo que tiene con su suegra y tú te quedas con cara de gilipollas. Literal.

Bonita, te los regalo y sin devolución.

Eso sí, sabiendo como es la madre, no me voy a creer el buen rollo. Voy a prepárame un buen cuenco de palomitas para ver como te destruye a ti también…. Muy pronto. Porque las suegras así, no cambian nunca. ¡NUNCA!

Águeda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.